Pompa come con los administradores de Urbaplaning, la promotora de Aurelio González Villarejo

23 mayo 2008 – 9:33

En el día de ayer, 22 de mayo de 2008, se celebró una comida en Carranque, en el bar del mismo nombre, establecimiento que pretende entrar en la historia de la gastronomía a costa de cierto cocimiento compuesto de conejo y caracoles; y también, en la historia de la política local, debido a la mucha inclinación que Pompa, el alcalde, siente por el lugar.

A la puerta de dicho bar, como se puede comprobar en las fotografías, permanecieron aparcados tres automóviles: un peugeot 407, que es el utilizado por Pompa para sus desplazamientos por la zona, Un mercedes E-320, usado por Alberto González Tostado, hijo de Aurelio González Villarejo; y un todoterreno “tuareg” propiedad de Román Conde Alonso; junto con Alberto González, administrador de DESARROLLOS URBAPLANING S.L.

El hecho tiene relevancia si se atiende a dos noticias provenientes de fuentes fiables. La primera de ellas hace referencia a la aprobación definitiva, por parte de la Comisión Provincial de Urbanismo del PAU del campo de golf.

Al parecer, el proyecto está aprobado a falta de la subsanación de algunos defectos menores de carácter formal. Sin embargo, no se percibe por parte del Ayuntamiento ninguna prisa en subsanar tales defectos. ¿Hay alguna razón que explique esto? Hay una y es, desde luego, poderosa. La aprobación definitiva del PAU supondría la obligación, por parte del Ayuntamiento, de conceder a VILLA ROMANA GOLF las licencias oportunas. Esas licencias permitirían a PEYBER-CCM comenzar a edificar pero, también, harían efectiva la obligación de pagar a los propietarios que vendieron en su día, las cuantías aplazadas en los contratos de compraventa; en la mayor parte de los casos, según he podido comprobar, el 20% del precio total de venta.

Esto, sin duda, teniendo en cuenta el volumen de suelo adquirido por PEYBER-CCM en la zona, representa una cantidad muy respetable, cantidad que en un momento de desplome del sector inmobiliario, no les debe parecer muy oportuno desembolsar.

Cabe pensar que los administradores de PEYBER-CCM podrían estar considerando preferible retrasar la concesión de las licencias todo lo posible ya que así, por un lado, evitarían que su liquidez se viera gravemente afectada, como digo, en un momento de crisis aguda del gremio y, por otro, haría que quienes les vendieron sus tierras, en la mayor parte de los casos aplazando, como he dicho, ese 20% hasta el día de concesión de las licencias, les estén proporcionando un crédito millonario a interés cero, que es un interés muy ventajoso, como todo el mundo sabe.

La segunda de las informaciones se refiere a la situación de quiebra fáctica del Ayuntamiento. Recordemos que la Corporación debe cerca de 7 millones de Euros a los bancos y que la posibilidad de amortizar esos créditos dependía, según informe del Secretario-Interventor del Ayuntamiento, de los ingresos por licencias de edificación, es decir, de los PAUs en vías de aprobación, fundamentalmente, del campo de golf y de las Montanillas II.

Esto pone a Pompa en un angustioso dilema. Por un lado debería acelerar la aprobación del PAU del campo de golf para contar con los ingresos derivados de esa “promoción”, pero si hace eso podría estar poniendo en graves aprietos a PEYBER antes de que las “viviendas público-privadas” de Barreda lleguen en su auxilio… Y aquí es donde entran el conejo y los caracoles, quiero decir, la reunión celebrada ayer entre Pompa, Alberto González Tostado y Román Conde Alonso.

En Carranque a nadie se le escapa (tampoco a los administradores de URBAPLANING) que Pompa siente más predilección por PEYBER que por la promotora de Aurelio González Villarejo, de manera que no es nada descabellado conjeturar que durante esa reunión Pompa haya tratado de presionar a los administradores de URBAPLANING para que acudan en su socorro, por ejemplo, adelantando ciertas cantidades a cuenta de las licencias del PAU de las Montanillas II.

Lo siento ya no se pueden poner mas comentarios en esta entrada.