La demonización de Kim Schmitz, primer paso para el desprestigio de Megaupload y la cultura libre

21 enero 2012 – 15:07

Las autoridades estadounidenses cerraron Megaupload, un portal que ofrecía un servicio de almacenamiento digital de contenidos de todo tipo además del intercambio de archivos entre sus 150 millones de usuarios registrados. Se le acusa de “formar parte de una organización criminal responsable de una enorme red de piratería” y de “producir pérdidas de más de 500 millones de dólares a los propietarios de derechos de autor”, y eso un día después del “apagón digital” de las principales webs de internet en protesta por la ley SOPA.

Es evidente que cualquier decisión gubernamental que trate de proteger los beneficios de unas pocas multinacionales -nunca salvaguardar a los pequeños autores- restringiendo internet resultará impopular. Valgan como ejemplo dos sondeos: en el periódico La Vanguardia, donde a la pregunta “¿Estás de acuerdo con el cierre de la página web Megaupload?” un 83% responde “No”, y en la web de Orange, donde a un 93% le parece “Mal” el cierre de Megaupload. Es de esperar que cualquier encuesta más rigurosa arroje resultados parecidos.

Entre ayer y hoy se han publicado numerosas informaciones en torno al cierre de Megaupload. Entre ellas, prestemos atención a una buena cantidad de noticias que hablan exclusivamente del fundador del portal, Kim Schmitz; “Kim Schmitz, el exceso” (Cadena Ser); “Kim Schmitz, un «hacker» excéntrico y ostentoso” (La Voz de Galicia); “El excéntrico fundador de Megaupload” (Público,  20 minutos); “Kim Schmitz, el extravagante dueño de Megaupload” (El País); Kim Schmitz, el hacker que se hizo de oro con Megaupload (ABC); “¿Quién es realmente Kim Schmitz?” (El Economista”); “El cerebro de Megaupload. Kim Schmitz, un ‘hacker’ acostumbrado a los problemas con la justicia” (Antena 3), etc.

En estas noticias se ataca a este personaje por tener condenas como hacker, por fraude bancario, por operaciones especulativas, por participar en una carrera ilegal de coches, por poseer una mansión, varias villas, un jet privado, limusinas, aparecer en compañía de modelos exuberantes… en fin, nada muy diferente a lo que poseen o hacen muchos de los directivos de las compañías que impulsaron el cierre de Megaupload (Warner, RIAA, Universal, MPAA, etc.). Habría que preguntarse qué aportan estas “noticias” a la cuestión de las leyes restrictivas respecto al uso de internet y el cierre de las webs de intercambio de información como Megaupload, que debería ser el debate en los medios. La respuesta es NADA. Su publicación solo pretende captar lectores ávidos de sensacionalismo por un lado y desprestigiar Megaupload generando antipatía hacia su fundador por otro, a fin de ir inclinando la balanza de la opinión pública a favor de quienes desean una red controlada y propugnan medidas de censura, los mismos que se dicen “liberales” para desregular las prácticas especulativas que condujeron a la profunda crisis actual.

Expresiones como “organización criminal” aplicadas a Megaupload o “cerebro” para hablar de Kim Schmitz son utilizadas para satanizar a ambos incluso antes del comienzo de cualquier juicio. Hablar de “piratería informática” es igualmente precipitado (“es indudable que la piratería de contenidos ha de ser perseguida” dice un editorial de El País). Es igualmente falso afirmar que se ha lucrado de los internautas cuando la mayoría de los ingresos provenían de la publicidad que otras grandes empresas colocaban en Megaupload. ¿Vendían entonces estas su publicidad a una organización criminal? Por supuesto que megaupload utilizó las visitas para ganar dinero, pero no cobró directamente a los usuarios, a excepción de unos cuantos cientos de miles de personas que compraron modalidades como “premium” para visualizaciones online o descargas por un determinado período de tiempo. En todo caso, nada diferente a lo que hacen otras multinacionales.

Todos estos asuntos tratan de esquivar el debate de fondo, que es la liberalización de internet y la inadaptación de la industria cinematográfica y discográfica -que opera fundamentalmente en EEUU- a las nuevas tecnologías. Este debate es sustituido por propaganda a favor de leyes restrictivas negociadas en total oscurantismo en el marco de la ACTA (Ley Sinde, SOPA…) utilizando a los pequeños autores como excusa, aunque sea muy discutible que ellos pierdan con las descargas y cuando lo que realmente se defiende son los intereses de las gigantescas compañías de música y cine de EEUU, situadas entre las que más beneficios consiguen para el PIB de ese país.

Por todas estas razones, y para combatir eficazmente la censura a internet o el cierre de webs, desde aquí creemos que lo más eficaz -como siempre- es hacer daño agujereando el bolsillo de los poderes económicos que impulsan los recortes a través de huelgas generales o, en este caso, mediante el boicot ciudadano a las compañías impulsoras de la censura, dejando de consumir sus productos o haciéndolo sin pagarlos mediante el uso de alternativas a Megaupload.



-

El listado completo de empresas que apoyan la ley SOPA puede leerse en el artículo “filtran a la red nombres de 142 compañías que apoyan SOPA”.

Be Sociable, Share!

  1. 7 Responses to “La demonización de Kim Schmitz, primer paso para el desprestigio de Megaupload y la cultura libre”

  2. Al fin leo un análisis exacto y certero de lo que pasa con EEUU y Megaupload. Adhiero totalmente a este análisis. ¿Cómo alguien puede creer lo que digan los yanquis después de Irak?. Ahora a saquear Megaupload como vulgares piratas ladrones de petróleo iraquí. A mentir, a falsear,a engañar a la gente. Los políticos y sus aliados corporativos y multinacionales. Una pandilla de delincuentes que han engañado y robado a la gente una y mil veces. ¡Los luchadores por la libertad de los pueblos! Hipócritas. Lo que realmente desean es la Dictadura y la censura en Internet. ¿Les dejaremos hacer lo que quieran?.

    By Hipólito on ene 23, 2012

  3. AMEN.

    By uno que pasa on ene 23, 2012

  4. Otro punto de vista parecido, pero tirando de ironía: “¡Sexo! ¡Drogas! ¡Ordenadores! La escandalosa vida del Gordo de Megaupload al descubierto” http://www.eljueves.es/2012/01/23/sexo_drogas_ordenadores_escandalosa_vida_del_gordo_megaupload_descubierto.html

    By Pedro on ene 23, 2012

  5. ¿Cultura libre? Los cojones. Este señor se estaba lucrando con el trabajo de otros sin dar nada a cambio, sin que los creadores recibieran nada y saltándose todas las legislaciones al respecto en materia de derechos. Para compartir la cultura está el P2P, donde nadie se lucra y todos comparten por igual.

    “Megaupload nace como un mecanismo para convertir en dinero lo que se estaba dando de por sí en las redes P2P a través de una cooperación sin ánimo de lucro. Es decir, Megaupload se aprovecha de la riqueza de cooperación y producción social distribuida, y la orienta a un solo lugar: la precariza.

    En definitiva, Megaupload sustituye la cooperación social por beneficio privado (muy lucrativo) sin retorno para nadie. Tú y yo y todos los usuarios de Megaupload no somos clientes de un servicio, sino trabajadores del mismo”

    http://madrilonia.org/2012/01/pero-entonces-%C2%BFmegaupload-mola/

    “Se trataba sencillamente de una empresa que realizaba transacciones comerciales con un producto elaborado por unos creadores que no participaban de los beneficios multimillonarios. No es que la riqueza generada por Megaupload estuviese mal repartida sino que no existía reparto alguno. De toda la cadena de producción, tan solo el distribuidor percibía los beneficios generados por los contenidos, a diferencia de otras puntocom como Spotify que negocian con los creadores para que se beneficien de algún modo con la transacción. Megaupload era la máxima expresión de la desregulación a través de la red; justo lo que muchos criticamos en otros sectores de la economía”

    http://xabelvegas.wordpress.com/2012/01/21/megaupload-o-el-negocio-de-la-red/

    By andr on ene 24, 2012

  6. Andrés, justamente estás haciendo lo que critico en el artículo, esto es, apuntar al beneficiario máximo de Megaupload para generar antipatía hacia un servicio que, al fin y al cabo, servía a mucha gente para gastar menos en productos casi siempre importados, como es la música o el cine estadounidense.
    Ni EEUU ni esas compañías necesitan tanta pasta, así de simple. Y me importa muy poco lo que se haya podido enrriquecer este tipejo si así facilitaba el ahorro de tantísima gente.

    Estas haciendo de abogado de estas grandes multinacionales (Universal, Warner, etc.) que, aún así, ganan muchísimos miles de millones al año.

    En la práctica, Megaupload aportaba un ahorro de dinero al ciudadano, a muchos millones de personas respecto a esas grandes compañías, que buena falta hace, y que por otro lado no dejan de defraudar por otras vías, como son los paraísos fiscales.

    By César on ene 24, 2012

  7. Se va a clarando por dónde van los tiros y quienes son los únicos beneficiarios del cierre de Megaupload;

    “Megabox, o cómo Megaupload iba a tratar directamente con los artistas y puentear a las discográficas”

    http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article33315

    By Pedro on ene 26, 2012

  8. Derecho de autor o su derecho de autor. Holywood nacio como centro pirata. Edison fundo un monopolio del cine y era más fácil piratear desde Holywood y si había problemas, pues hala a irse a Mexico. De eso no se acuerdan.

    By miigueltesorillo on feb 15, 2012

Introduce el comentario

*

CommentLuv badge